Archivos de Etiquetas: misericordia

Cuaresma, Mensaje del Papa Francisco

Escuchar con webReader

 

La misericordia de Dios trasforma el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel, y lo hace a su vez capaz de misericordia. Es  siempre un milagro el que la misericordia divina  se irradie en la vida  de cada uno de nosotros, impulsándonos a amar al prójimo y animándonos a vivir lo  que la tradición de la iglesia  llama las obras de misericordia corporal y espiritual. Ellas nos recuerdan que nuestra fe se traduce en gestos concretos y cotidianos, destinados a ayudar a nuestro prójimo en el cuerpo  y en el espíritu, y sobre los que seremos juzgados: nutrirlo, visitarlo, consolarlo y educarlo.

Por eso, expresé mi deseo de que “el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo sobre las obras  de misericordia corporal y espiritual. Será  un modo para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante  el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina” (ibíd., 15)

 

Esto es así porque es esclavo del pecado, que lo  empuja a utilizar la riqueza y el poder no para servir a Dios y a los demás, sino para sofocar dentro de sí la íntima convicción de que tampoco él es más que un pobre  mendigo. Y cuanto mayor es el poder y la riqueza a su disposición, tanto mayor puede llegar a ser este engañoso ofuscamiento. Llega hasta tal punto que ni siquiera ve al pobre Lázaro, que mendiga a la puerta de su casa (cf. Lc 16, 20-21), y que es  figura de Cristo que en los pobres mendiga nuestra conversión. Lázaro es la posibilidad de conversión que Dios nos ofrece y que quizá no vemos. Y este ofuscamiento va acompañado de un soberbio  delirio de omnipotencia, en el cual resuena siniestramente el demoniaco “seréis como Dios” (Gen. 3,5) que es la raíz de todo pecado. Ese delirio también puede asumir formas sociales y políticas,  como han mostrado los totalitarismos de siglo XX, y como muestran hoy las ideologías del pensamiento único y de la tecnociencia, que pretenden hacer que Dios sea irrelevante y que el hombre se reduzca a una masa para utilizar. Y actualmente también pueden mostrarlo las estructuras de pecado vinculadas a un modelo falso de desarrollo, basado en la idolatría del dinero, como consecuencia del cual las personas y las sociedades más ricas se vuelven indiferentes al destino de los pobres, a quienes cierran sus puertas, negándose incluso a mirarlos.

Sólo en este amor está la respuesta a la sed  de felicidad y de amor infinitos que el hombre engañándose cree poder colmar con los ídolos del saber, del poder y del poseer. Sin embargo, siempre queda el peligro de que a causa de un cerrase cada vez más herméticamente a Cristo, quede  el pobre llamando a la puerta de su corazón, y así, los soberbios, los ricos y los poderosos acaben por condenarse a sí mismos a caer en el eterno abismo de soledad que es el infierno.

He aquí, pues, que resuenan  de nuevo para ellos,  al igual que para todos nosotros, las lacerantes palabras de Abrahán: “tienen a Moisés y a los Profetas que los escuchen” (Lc 16,29).

 

No perdamos este tiempo de Cuaresma favorable para la conversión. Lo pedimos por la intercesión materna de la Virgen María, que fue la primera que, frente a la grandeza de la misericordia divina que recibió gratuitamente, confesó su propia pequeñez (Lc 1,48),  reconociéndose con la humilde esclava del Señor (Lc1, 38).

 

Papa Francisco

Extracto de su mensaje por Cuaresma

 

Jubileo Extraordinario de la Misericordia

Escuchar con webReader

misericordia

“Yo perdono… pero no olvido”. Esta frase quizá la hemos escuchado más de una vez en labios de una persona que ha sufrido a causa de otro. Con frases como ésta los cristianos, equivocadamente,  buscamos esquivar el compromiso evangélico de perdonar a nuestros enemigos. No nos engañemos: si  el mandato evángelico no nos compromete a asumir una acción por dificil  y sacrificada  que sea no estamos imitando a Jesús. Perdonar al que nos ofende no es nada fácil. Sin embargo, esta obra de misericordia se halla al centro del mensaje de Jesús de Nazaret.

Es comprensible que si queremos tomar en serio esta invitación de la Iglesia sintamos internamente algo de incomodidad y rebeldía. ¿Acaso la Iglesia nos invita a permitir que otros nos hagan el mal sin oponer resistencia? ¿Se trata verdaderamente de dejar que nos golpeen en una mejilla sin quejarnos y que nos limitemos a responder con una sonrisa mientras giramos el rostro para que nos golpeen del otro lado? ¿Sería ir contra el Evangelio si en lugar de perdonar a nuestros agresores nos defendemos y los acusamos ante las autoridades para que se haga justicia?

Para entender las palabras de Jesús es necesario comprender a Jesús mismo. Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana encuentra su síntesis en esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret. En la “plenitud del tiempo” (Gal. 4,4) Cuando todo estaba dispuesto según su plan de salvación, el Padre  envió a su Hijo nacido de la Virgen María para revelarnos de manera definitiva su amor. “Quien lo ve a Él, ve al Padre” (Cfr. Jn 14,9) Jesús de Nazaret, con su palabra, con sus gestos y con toda su persona, revela la misericordia de Dios.

Siempre tenemos la necesidad de contemplar el misterio de la Misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que nos une con Dios y al hombre. Porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre, no obstante, el limite de nuestro pecado.

Al Señor le tocó vivir en una época en que sus paisanos estaban sometidos al dominio del imponente Imperio romano. Jesús vivió en un pueblo subyugado; para los hebreos criticar y ofender a los dominadores era lo más normal. Al Maestro le tocó ver cómo el corazón de tantas personas estaba contaminado, lleno de odio y resentimiento hacia los altaneros invasores.Jesús constató, con gran tristeza, que su pueblo, su gente, vivía esclavizado, no ya por un enemigo que se había infiltrado injustificadamente y los había sometido con violencia. Vivían una esclavitud aún más terrible y penosa, la esclavitud del espíritu.

En este contexto se puede comprender por qué Jesús insistió tanto en el perdón a los que nos hacen el mal. Para los oyentes de su mensaje esos “que nos hacen el mal” tenían un nombre y un rostro muy concreto. La intención de Jesús nunca fue la de provocar una revolución política. Su revolución era más ambiciosa, más profunda, más bella. La revolución del amor. Cuando Cristo invita a perdonar a los que nos hacen el mal su intención no es la de promover la injusticia, invitándonos a soportar pasivamente el mal que nos hagan. A lo que invita es a liberar el corazón del odio y del rencor. Ante la injusticia que padecemos tenemos dos opciones: o guardamos rencores o perdonamos de verdad. Quien odia vive triste, traumado, insatisfecho; quien perdona vive en paz, es libre, y puede alcanzar más fácilmente la felicidad.

Hace tiempo asistí al curso de psicología en que se hablaba sobre la “terapia del perdón”. No me sorprendió para nada que la conferencista afirmara que a veces las terapias consistían simplemente en ayudar al paciente a desahogar los rencores que guarda y en ayudarle a perdonar. De manera que la obra de misericordia “perdonar a los que nos ofenden” es un acto de misericordia hacia el prójimo, pero también hacia nosotros mismos.

Quien dice Yo perdono… pero no olvido, da a entender que perdona sólo de palabra, pero en su interior guarda rencores. Esa persona, en lugar de ser libre, encadena voluntariamente su corazón en el pilar del odio. La obra de misericordia “Perdonar al que nos ofende” no es una invitación a dejarnos hacer el mal sin defendernos cuando sea necesario. Hay que poner los medios para evitar el mal y para que se haga justicia. Aquí se trata de no dejar contaminar nuestro corazón con rencores dañinos y de volar libres con las alas del amor.

Por esto el Papa ha anunciado un Jubileo Extraordinario de la Misericordia  como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes. El Año Santo se abrirá el 8 de diciembre de este año, solemnidad de la Inmaculada Concepción. Después del pecado de Adán y Eva,  Dios no quiso dejar la humanidad en soledad y a merced del mal.    Ante la gravedad del pecado, Dios responde con la plenitud del perdón. La misericordia  siempre será mas grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona.

 Fuente: Catholic.net , adaptación COEC.