Los desafíos de la Humanidad ante el siglo XXI, I Parte

Escuchar con webReader

¿Cómo se presenta el siglo XXI? ¿Cómo se ve el horizonte en la Iglesia y en el mundo? ¿Cuál debe ser nuestra actitud como cristianos?

PROBLEMÁTICA

Si tuviéramos que resumir en una palabra el gran desafío que tenemos en el siglo XXI, es lo que un autor español ha llamado la cultura light, es decir  inconsistente. Desde los años ochenta en el mercado se vienen  ofreciendo una serie de productos con las aparentes  ventajas de  lo “light”: comidas sin calorías, sin grasas, aparentemente  inofensivas, neutras,  inocuas,  mientras no se midan  sus efectos secundarios.

Pero, lo  grave de todo esto es que el “producto terminado” de esta fábrica del siglo XXI  esta reconvirtiendo  al hombre, formando una cultura light: un hombre sin valores, sin sustancia, sin contenido, con escasa educación humana, entregado a la superficialidad, a la ligereza, a lo banal. Sus afirmaciones lo dicen todo: “Todo vale…qué mas da…las cosas han cambiado”.
Las conquistas técnicas y científicas -impensables hace tan sólo unos años- nos han traído unos logros evidentes: la revolución informática, los avances de la ciencia en sus diversos aspectos, etc. Pero frente a todo ello, esta cultura del siglo XXI ha penetrado en nuestra sociedad con diferentes rostros, o si se quiere, sostenida sobre los  pilares que comentamos a continuación.

1. La Permisividad: lo importante es siempre hacer lo que uno quiera, en todos los campos. Todo me es permitido; basta que yo pueda hacerlo. Todo lo damos por bueno y le restamos importancia. Esta permisividad se va colando dentro de nosotros y nos pone delante de los ojos la realidad de una libertad sin cortapisas, en la que lo importante es hacer lo que te apetezca, no ir contra las inclinaciones que piden paso, ya que eso puede ser nocivo para la salud mental. Su lema es: “Esto me apetece; esto no me apetece”. Esta permisividad también se ha colado en la Iglesia, y se ha querido filtrar en el campo moral y doctrinal, donde, por ejemplo, sacerdotes niegan el infierno, dan la comunión a divorciados vueltos a casar, permiten las relaciones prematrimoniales, dicen que el autoerotismo no es pecado, sino una fase normal de la adolescencia. Por tanto, la Iglesia no está exenta de este fenómeno.

2. El Relativismo: esta corriente es un aliado del punto anterior. Nada es absoluto, todo depende en última instancia del propio punto de vista, de lo que a uno le parezca. Esto nos conduce  hacia el escepticismo, la desvalorización del conocimiento, que se torna incapaz de acceder a sus cimas más altas. Si todo es relativo, si todo es bueno y malo, si nada es definitivo, ¿qué más da? Lo importante es hacer lo que quieras, aquello que te apetezca o dicte el momento. El relativismo es ese dios moderno y poderoso que reclama un punto de vista subjetivo para todo, ya que no existe una verdad absoluta. Defiende la utilidad, lo práctico, la idea de que el fin justifica los medios. Su lema es: “Según desde el punto de vista que se mire”.

3. Un Hedonismo y sexualidad rebajada y trivializada: lo fundamental es pasarlo bien sin restricciones. El placer por el placer; disfrutar sin privarse de nada; lo importante es disfrutar, pasarlo bien y sortear cualquier sufrimiento, porque para la sociedad que ellos quieren, proponer el sufrimiento es un sinsentido, es más, es un atentado al hedonismo. Su lema es: “Disfruta al máximo”.

4. Un Consumismo galopante: hijo directo del hedonismo. Nos lleva a comprar y acumular más y más cosas. El único horizonte de éste  ideal del consumo es  la multiplicación o  continua sustitución de unos objetos por otros mejores. Este consumismo se remata en el viejo dicho de “tanto tienes, tanto vales”. Su lema es: “Compra, usa, tira”.

5. El Materialismo: el ser humano se va convirtiendo en objeto, en materia; va dejando de ser alguien para ser algo. Y ese vértigo de sensaciones placenteras tiene un tono devorador. El escritor americano Lasch, en su libro La cultura del narcisismo, lo describe así: Cuidar la salud, desprenderse de los complejos, esperar las vacaciones: vivir sin ideal y sin objetivos trascendentes”. La enfermedad de Occidente es la de la abundancia: tener todo lo material y haber reducido al mínimo lo espiritual. Es gente  repleta de cosas, pero sin brújula, indiferente por saturación. Su lema es: “Sólo lo material es lo aferrable, lo que cuenta”.

6. Una  Religión y espiritualidad a la carta: ofrecida por las innumerables sectas que están pululando por doquier. Religión y espiritualidad que nos están conduciendo a un nuevo paganismo, con la aparición de dioses de la historia universal que conviven con otros nuevos dioses, como el sexo, el dinero, el poder y el placer. Su lema es: “Toda religión es buena”.

7. Medios de comunicación social, como fábrica de mentiras, que tergiversan la verdad, distorsionan la realidad, inculcan una cultura superficial, barata, chata, que da rienda suelta a los instintos más animales que tenemos, que destruyen los valores humanos y cristianos que nos alimentaban y formaban. Estos medios de comunicación social están promoviendo el hombre light, ese personaje sin mensaje interior. Tomen, por ejemplo, las telenovelas, las revistas del corazón. En esas parejas todo está preparado para la ruptura. Y todo es presentado con risas, sin seriedad, de manera superficial. Se presenta el modelo light sin drama.

 
II CONSECUENCIAS DE ESTA RECONVERSIÓN CULTURAL. 

Todos estos fenómenos dan como resultado una deformación de la vida, del matrimonio, del amor, de la sexualidad, de los valores humanos y cristianos, y trae  consecuencias desastrosas:

* Una ética light, inconsistente: sin peso, sin valores, donde todo es superficial, transitorio y fugaz, nada es profundo, nada es serio.

* Una vivencia Light de la religión, donde cada uno aplica a  su vida los criterios y valores  fundamentales del cristianismo como más le conviene.

* Falta de criterio moral, pues la mente no piensa ni razona; frivolidad, apatía, indiferencia, falta de ilusión en la vida, hastío, aburrimiento, depresión, pues la voluntad no reacciona, no se mueve por no tener motivos. Confusiones impresionantes, pues no se sabe discernir.

* Amor a la carta, inmadurez afectiva, pues el corazón se abandona a sus caprichos y gustos y no se apoya en la cabeza, es decir, en el criterio.

* Falta de compromisos serios, irreversibles.

* Mentalidad hipocondríaca: esa actitud ante el propio cuerpo que se manifiesta por una preocupación excesiva por la salud, lo que lleva a la observación minuciosa de cualquier molestia. Se está pendiente de cualquier manifestación física, por pequeña que sea, y pensar en lo peor.

Frente a todas estas realidades negativas, que conforman un complejo desafío, se hace necesario atender las necesidades  prioritarias:

1. Necesidad de interioridad, de espiritualidad para el alma

2. Necesidad de amor y afectividad para el corazón

3. Necesidad de principios sólidos, estables y duraderos para la mente

4. Necesidad de motivaciones convincentes para la voluntad

5. Necesidad de una justicia largamente esperada, de una política que busque el bien común, de una economía que no desvista a unos para enriquecer a unos cuantos privilegiados.

6. Necesidad de volver a sostener nuestra sociedad sobre esos valores humanos y sociales que soñaron nuestros próceres: amor a la patria, religiosidad, educación, respeto, etc.

Nota: El presente artículo continúa en el  Boletin  de Febrero 2015.

 Autor P. Antonio Rivero LC
Articulo adaptado por Editor COEC