El valor de la vida


https://www.ispeech.org
En el  boletín de abril 2014, les informamos sobre  la multitudinaria participación y apoyo que  se vivió en la jornada  “Marcha  por la vida” realizada  en la ciudad de Lima  el sábado 22 de marzo pasado. Esta  manifestación fue un testimonio de apoyo importante  a la cultura de la vida que enfatiza el amor, el respeto, la dignidad, la libertad y la responsabilidad entre los seres humanos. El derecho a la vida, sin limitaciones, debe ser promovido, respetado y garantizado desde la concepción hasta la muerte natural...                                                                                                              

Frente  a las voces que  levantan el tema del aborto tenemos un permanente desafío. La propuesta es proteger, cuidar y fomentar el valor de la vida. A continuación deseamos compartir con ustedes el testimonio de un joven matrimonio católico: Diether y Milagros, peruanos residentes  en USA, quienes  nos hicieron llegar la carta que transcribimos.

Estimados todos:

Por ahí que algunos no me conocen personalmente, otros de vista y otros muy bien. Pero en esta oportunidad quiero compartir con el mundo y el universo entero la mejor buena nueva que hayamos podido recibir en nuestras vidas. Hoy, Miércoles 14 de Mayo del 2014, luego de hacer un test genético, nos han comprobado que con un 99.9% de probabilidad nuestra adorada angelita Ella Maria que crece en el vientre de mi esposa Milagros es una niña muy especial, 1 de cada 1000, técnicamente el término de "síndrome de down".                                                                                   Nos hemos regocijado con esta noticia y la gran bendición y oportunidad de amar que nos ha dado Dios.

Milagros, Crista y yo recibimos esta misión con la máxima alegría para demostrar y alzar la voz contra algo que también hemos descubierto. El mundo hoy es testigo a vista y paciencia de un genocidio masivo peor que cualquier guerra. Un genocidio aceptado como algo normal. Más del 75% de embarazos detectados con esta condición son abortados legalmente y vaya a saber cuántos más en forma ilegal. Nuestro ginecólogo (con bastantes años de carrera en USA) nos dijo que somos el primer caso en su carrera que con un diagnostico prácticamente seguro de esta condición, decide tener y amar a su bebito. Algo que me dejo atónito y no me puedo imaginar la tristeza de Dios ante esto.

Por eso hermanos todos en Cristo, queremos alzar la voz y gritar un sí a la vida. Siempre le he pedido a Dios, Jesús, nuestra Madre Maria y al Espíritu Santo que me hagan un instrumento de su voluntad. Que me subsumo a su misión y voluntad divina. Hoy ellos nos han escuchado bendiciéndonos con esta misión que les comparto con alegría.

Les pido también que nos acompañen y alcemos la voz hacia nuestra madre Maria. Que se junten en familia a rezar un rosario (o más si pueden) para pedir que todos los padres que son tocados por esta bendición divina sigan el camino del cielo y no se dejen llevar por la efímera "tranquilidad" terrenal perpetrando asesinatos de su propia carne, alimentando un genocidio, deformándose como seres humanos y condenándose a sí mismos.

Con amor, alegría y paz,

Diether Beuermann Mendoza

En una sociedad que va en camino a un mayor desarrollo integral de sus habitantes, en la que se aboga por el derecho de las personas a contar con mejor salud, educación, vivienda, trabajo y otras necesidades propias de todo ser humano, no se puede dejar de poner en el centro, como una prioridad fundamental de la sociedad, el valor y el derecho a la vida, desde su concepción hasta su término natural.

Esta entrada fue publicada en Nuestra Fe, Valores y Virtudes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.