La nueva barbarie


https://www.ispeech.org
Sufrimos el brote de un movimiento cultural neopagano, en una civilización, como la nuestra, que ha sido cinco siglos cristiana. Esta eclosión de tendencia poscristiana se manifiesta en el rechazo a las convicciones  de nuestros padres sobre la vida, el matrimonio, la familia, la educación de los hijos, las relaciones de amistad y de amor, el trabajo y la solidaridad, el entretenimiento y la muerte. Es un suceso inverso al que se vivió en el imperio romano los primeros siglos de la cristiandad.

La “fe cansada” de la que habla Joseph Ratzinger  se resigna a perder el terreno que ha sido suyo medio milenio. No quiere defender sus creencias, porque advierte la agresividad del adversario. El cristiano no practicante pacta a favor del mal menor, día a día, hasta que a la postre lo sorprenda la derrota completa de la fe y se imponga la dictadura neopagana del relativismo.

Un fenómeno que ocupa la opinión pública con una virulencia inusitada es la estrategia para la destrucción del matrimonio como institución social, según el derecho natural. Una escalada   legal que sigue el mismo guión en todos los pueblos: 1) reconocimiento social de los sentimientos, afectos, expresiones y relaciones de homosexuales, de manera publica y publicitada; 2) legalización de la unión civil entre homosexuales; 3) consagración constitucional del matrimonio homosexual, con respaldo de viciados organismos desarraigados de extraño origen;4) permisividad legal para que los homosexuales adopten menores; 5) desprestigio del matrimonio natural, y 6) sexo libre a granel, como en los peores tiempos antes de Cristo.

Otro fenómeno similar: 1) negación de la vida humana dentro del vientre materno2) afirmación de la indignidad de la vida humana deteriorada por el paso del tiempo;3) difusión de dilemas irreales para sacrificar una vida en aparente defensa de otra; 4) introducción gradual de legitimidad de casos peculiares precisados por protocolos  ambiguos de libre interpretación;5) legalización del aborto y la eutanasia; 6) negocios lucrativos de explotación de la miseria humana, con clínicas abortistas y asesinatos de viejos enfermos.

Las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad, dan paso a los “valores” de la sensualidad, el poder y el dinero. La cristiandad se despide de la  civilización  occidental, dando  paso a la cultura tiránica del pensamiento único, donde no caben la religión católica ni el derecho natural, como no sea para ridiculizarlos y desecharlos. ¡Es un dicho recurrente en la historia que las víctimas de la revoluciones son las ultimas en darse cuenta de que se les viene el huaico!

La ignorancia, la indiferencia y la ingenuidad son expresiones propias del “cansancio de la fe”.   No proselitismo. No apostolado. No defensa.  No testimonio.  No fidelidad.  Simplemente,  abdicación de la cultura y la civilización cristianas,      para dar paso a quienes vienen tocando trompetas a ídolos de barro, patrocinados por  irresponsables poderes internacionales,  que extienden sus tentáculos por el mundo.

¡Si no fuera  porque el Papa Francisco nos convoca en su última encíclica Evangelii Gaudium,  desde Roma – Ciudad Eterna – al gozo y la alegría del Evangelio!

En este debate ideológico cada ciudadano peruano debe asumir la responsabilidad de ser coherente con sus ideales; que la conducta individual y social exprese  lo que piensa, también sobre Dios.

 

Federico Prieto Celi, 10/04/14 - El Comercio (Perú)

 

Esta entrada fue publicada en Nuestra Fe y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.