Capital Intelectual ¿En qué consiste?


TTS Demo
La diferencia entre el valor en los libros contables y el valor de mercado de las empresas está encerrada en las expectativas generadas por sus formas de interactuar con empleados, clientes, y con sus propios procesos. Todo ello proporciona claras ventajas competitivas y se constituyen en sí mismo un activo.

Capital intelectual:
Diferencial oculto atribuible a activos intangibles.
Todo lo que puede crear valor pero no puede tocarse.

Al observar algunas de las empresas más valoradas del mundo, es fácil darse cuenta de que sus principales activos residen en el valor de sus marcas, la propiedad de sistemas o patentes, las redes de distribución que poseen, la lealtad de sus clientes, sus prácticas de aprendizaje, la contrastada capacidad de innovación, los procesos para la reducción de costes operativos… Nos encontramos ante un conjunto de intangibles, conocimientos y redes que optimizan la relación de esas compañías con sus clientes y que mejoran sus productos y procesos.

LA NUEVA CLAVE COMPETITIVA

El motor de la nueva economía es el conocimiento. Los activos más valiosos de las empresas ya no son los activos tangibles, sino los activos intangibles que tienen su origen en los conocimientos, habilidades, valores y actitudes de las personas –colaboradores- que forman parte del núcleo estable de la empresa.
En la era del conocimiento la parte más valiosa de los trabajos y lo verdaderamente diferencial es la aportación humana: responsabilidad, sentido, juicio, conocimiento, experiencia, creación, relaciones…

El éxito dependerá de la capacidad de aprovechar las ideas de las personas que interactúan en la organización a través de sus conocimientos y satisfacer los intereses de todos ellos: accionistas, directivos, empleados, clientes, proveedores…

El Capital Intelectual señala la capacidad que tiene una organización de traducir en resultados las oportunidades que se presentan de un modo más rápido y más eficiente que sus competidores.
Uno de los principales problemas con que se van a encontrar los líderes del futuro será saber cómo desarrollar la adecuada arquitectura social de sus organizaciones y el nivel de confianza y compromiso con la misión común que impulse la generación y mantenimiento del Capital Intelectual como variable clave del éxito sostenido en el tiempo.
¿Nos hemos parado a pensar qué es lo que puede estar pasando con la gestión y eficiencia de los activos intangibles de nuestra empresa como el Capital Intelectual?

LAS FUENTES DEL CAPITAL INTELECTUAL

Las empresas invierten en sus empleados no sólo monetariamente, sino también en formación y desarrollo profesionales.

Capital Individual: talento individual de cada uno de los empleados. Conocimiento adquirido tanto por formación como por experiencia; comportamientos, actitudes y habilidades de cada una de las personas.

Capital Organizativo (interno y externo): dimensión estructural que hace posible que el Capital Individual se genere, difunda y mantenga en beneficio de la Organización.

· Interno: todos aquellos elementos que definen la forma de trabajar y hacer de la Organización, como ser los sistemas de dirección y gestión, cultura organizativa, estilos de dirección, etc.

· Externo: intangibles que optimizan la relación de las compañías con sus clientes, proveedores, accionistas, bancos… Valor de sus marcas, redes de distribución, imagen de empresa, acuerdos de cooperación y alianzas estratégicas, tecnológicas, de producción, comerciales…

Uno de los retos del equipo directivo consiste en asegurar que cada activo humano pueda desarrollar al máximo su potencial dentro de la compañía de forma que se maximice tanto el capital individual como el organizativo, cuya suma se transforma en el verdadero Capital Intelectual.

INDICADORES DEL CAPITAL INTELECTUAL

Si al gestionar una organización nos fijamos únicamente en sus resultados financieros, es como si tratásemos de conducir mirando sólo por el retrovisor.

El Cuadro de Mando Integral nació para establecer un equilibrio entre los resultados que aporta el departamento financiero y el motor que impulsa el crecimiento. Equilibrio entre el corto y el largo plazo, entre la gestión y la estrategia.

Cuando se aplica el Cuadro de Mando Integral, las organizaciones empiezan a descubrir que muchas soluciones ya están dentro de la propia empresa, aunque nadie sepa exactamente dónde. Cuando a una persona en lugar de decirle qué debe hacer le explicamos qué pretende la organización estamos provocando que ella misma descubra su mejor papel.

Según LEIF EDWINSON (® Navegador de Skandia) el Capital Intelectual es un patrimonio que aportan a la empresa sus clientes y empleados y, más que un activo, debería ser considerado como una masa de pasivo.

El enfoque de innovación y desarrollo mide si la empresa está abandonando con paso firme el pasado obsoleto a través de la rotación de los productos y el abandono de los mercados decrecientes. También indica las probables características del entorno de negocio en el que la empresa se verá forzada a operar en el futuro.

GESTIONAR ES MEDIR

No se puede gestionar lo que no se puede medir. La gestión del talento pasa por desarrollar instrumentos que sirvan para determinar si una empresa va recorriendo los pasos adecuados que le permitan a su vez desarrollar las convenientes acciones correctoras.

Debemos utilizar las palancas de apoyo con las que contamos para hacer realidad nuestro ambicioso objetivo. Se trata de utilizar herramientas que nos muestren cuál es nuestra cultura actual y la diferencia respecto de la cultura idónea, cuál es el clima organizativo, qué estilos de dirección son los más utilizados, si las competencias de las personas son las más adecuadas sobre los perfiles requeridos, si la organización cuenta con una estructura organizativa que facilite la consecución de la estrategia adecuada. Todo ello comparando internamente la evolución de las variables más señaladas y a la vez haciendo una comparación externa con los mejores.

CONCLUSIONES

El capital intelectual, la generación de valor, la inclusión de nuevos paradigmas extra contables o numéricos, es un hecho, que se está convirtiendo en una realidad que vale la pena explorar e incorporar en la medida como desarrollemos indicadores de gestión; los cuales deben inicialmente formar parte de la filosofía de las organizaciones en los siguientes conceptos:

a) Planificación Estratégica

b) Tablero de Comando o BSC

c) Generación de Valor

d) Medición del Capital Intelectual

Esta interacción de filosofía y medidas genera un estado de creatividad, en donde se hace necesario por parte de la gerencia de alto nivel, los ejecutivos de mando medio y la parte operativa de la empresa, aunar esfuerzos de forma constante para que el motor de la combinación permanezca encendido y de esta forma el desplazamiento de la organización sea congruente con el mercado, los trabajadores, los socios y con el desarrollo y crecimiento de las organizaciones.

En otro sentido, se unen los esfuerzos físicos y mentales en la búsqueda de mayor bienestar para todos.

RESUMEN:

El capital intelectual es un valor intangible que debe incorporarse a los estados financieros, como parte de la generación de valor de todos los trabajadores de una organización. Existen algunos modelos que permiten cuantificarlo, aunque es preciso reconocer que debemos ahondar con más precisión a objeto de contar con un mayor número de adeptos a esta importante referencia.

Los conceptos Balanced Scorecard, Valor Económico Agregado, Coaching, Planificación estratégica, reingeniería, calidad total, benchmarking, etc. Son herramientas importantes que coadyuvan a su mejor comprensión y aplicación.

“Este  tema, el Capital Intelectual,  encierra una importancia vital para no desperdiciar ese enorme potencial del valor humano, que existe  en todas las empresas, a través de cada uno de sus colaboradores.  En el caso de los empresarios comprometidos con la Doctrina Social de la Iglesia, el comprender en toda su profundidad esta riqueza humana, que el Creador ha regalado a cada persona, será un reto de “descubrimiento” en el que hacer empresarial del día a día”

Esta entrada fue publicada en Formación y Cultura, General y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.