Misión del empresario


iSpeech.org
El sistema socioeconómico dentro del que se desempeña la empresa, el entorno, los principios administrativos, las costumbres y tradiciones, tienen sin duda una fuerte influencia en la fisonomía de una empresa.

Sin embargo, es el empresario quien finalmente imprime el sello particular de lo que es cada empresa. Es por ello que se habla de que el empresario tiene una misión.

Difícilmente podríamos hablar de "la misión de ejecutivo o de la misión del funcionario", porque es evidente que sólo quien emprende y lidera, tiene la responsabilidad y la oportunidad de imprimir un carácter particular.
El empresario emprende, crea, innova, aglutina, concilia, multiplica, arriesga, sueña, acerca, produce riqueza, crea empleo y hace posible la sinergia. Es por ello que el empresario puede hacer mucho bien, puede dejar de hacerlo y también puede hacer grandes daños. Por eso decimos que el empresario tiene una gran responsabilidad y que por ello siempre debiera estar a la altura de su misión: servir bien.

Dentro de la misión del dirigente de empresa debemos resaltar:

* Respetar y hacer respetar la dignidad de la persona siempre, en toda circunstancia cualquier que sea su condición.
* Respetar y hacer respetar los derechos humanos, como el derecho a la vida desde su gestación, la integridad física y psíquica, la libertad personal y religiosa, a la igualdad ante la ley, la educación, la salud, seguridad social y vivienda, a los medios necesarios para vivir dignamente.
* Promover el derecho de las personas a fundar una familia.
* Ser responsable y solidario con las jóvenes generaciones de hoy y de mañana.
* Trabajar por una cultura que, abierta a lo trascendente, promueva relaciones sociales libres y creadoras entre los hombres, solidaria entre los grupos sociales y respetuosa de la naturaleza.
* Promover el respeto a la dignidad del trabajo y su primacía sobre el capital.
* Promover un ingreso y remuneración justos para el trabajo humano y que toda persona pueda ejercer su derecho al trabajo.
* Contribuir activamente a desarrollar una economía solidaria, que garantice la justa participación, distribución y consumo de los bienes.
* Respetar y hacer respetar la función social de la propiedad privada, la iniciativa económica y la creatividad de las personas.
* Realizar esfuerzos para superar las injustas situaciones de pobreza que afectan a la sociedad.
* Trabajar por el desarrollo de un sistema democrático, que asegure la participación y corresponsabilidad de todos los ciudadanos en la conducción de la vida social y política, en el marco del estado de derecho, la búsqueda del bien común y el respeto a la dignidad del ser humano.
* Colaborar en la construcción de una convivencia pacifica en nuestro país, rechazando la violencia y trabajando para suprimir las causas que la generan.
* Generar un estilo de desarrollo, hábitos de consumo y modos de vida que permitan convivir en armonía y respeto con el medio ambiente y mejorar la calidad de vida.

 

Autor: Unión Social de Empresarios de México (USEM)
Fuente: Usem.org.mx

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada . Guarda el enlace permanente.